Que son las ciudades sostenibles del futuro y las Edificaciones pasivas

En el año 2050 está previsto que en el mundo sean dos mil millones de personas más las que habiten el planeta y en este habrán ciudades sostenibles, en comparación con las cifras actuales. Un incremento que lleva aparejada la gestión de toma de decisiones para hacer frente a las problemáticas que puedan surgir, sobre todo en las ciudades. Y es que los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos sostienen que en los próximos años entre un 70 y un 80 por ciento de la población estará ubicada en un entorno urbano.

Por ello, hoy te ilustramos sobre un nuevo modelo de ciudad que, a nuestro juicio, debe imperar a partir de ahora con el objetivo de adaptarnos lo antes posible a la nueva realidad que se nos avecina. Nos referimos precisamente a las ciudades sostenibles, que serán las ciudades del futuro si queremos avanzar en materia de sostenibilidad para armonizar el progreso sin perjudicar nuestro futuro ni el de generaciones venideras.

En este nuevo modelo en el que ya se trabaja en el marco de la Organización de las Naciones Unidas entran en escena conceptos de suma importancia, sobre todo en la materia que nos atañe, como es el sector de la construcción. Nos referimos, concretamente, a la edificación pasiva o a la innovación constructiva a través de casas de hormigón con neopor, que nos ayudarán a contar con viviendas más sostenibles. Todo ello teniendo en cuenta que en las ciudades del futuro primará al autoabastecimiento en materia energética, con una energía solar al alcance de todos los usuarios y un aprovechamiento de los residuos muy superior al que se practica en la actualidad.

que son las ciudades sostenibles del futuro y las edificaciones pasivas

Pero, ¿Qué son las ciudades sostenibles?

Las ciudades sostenibles son aquellas ciudades en ciernes que, con la unificación de diferentes criterios comunitarios

-en materia medioambiental de movilidad, de accesibilidad, de consumo responsable, de eficiencia energética,

de autosuficiencia en el abastecimiento y de derechos humanos- entre otros ejes de acción, verán la luz en los próximos años.

Todo con el objetivo de hacer frente al reto que se nos plantea por el paulatino incremento de la población y su probable repercusión en el medioambiente.

Por ello la figura de las ciudades del futuro no es una opción, sino una auténtica necesidad si queremos preservar nuestro planeta.

Hablamos de que esta cercana realidad en las casas, así como en los edificios,

permitirá que estas puedan generar por sí mismas la energía que consumen.

Toda una revolución para la que debemos hilar fino si queremos estar a la altura de las circunstancias.

Y todo ello con el complemento de las herramientas tecnológicas digitalizadas para favorecer la interconexión.

ciudades pasivas

¿Cuáles son las características de las ciudades sostenibles?

Las características de las ciudades sostenibles del futuro atienden a la autosuficiencia en materia energética

en consonancia con un diseño que favorezca el aprovechamiento de las energías limpias.

Uno de los principales objetivos de las ciudades sostenibles es la de la construcción y adecuación de viviendas

dignas con altas cotas de autosuficiencia y sin injerencias en la preservación del medio natural.

Por eso nuestro sector se posiciona como la piedra angular de las ciudades del futuro.

La sostenibilidad entre progreso y respeto al medioambiente será también una prioridad en las líneas maestras

derivadas de los protocolos internacionales, así como el hecho de favorecer la correcta movilidad de los habitantes de las urbes,

con planes de acción que no resulten perjudiciales para ciertos colectivos.

Todo ello gracias a las políticas comunes que hacen hincapié en el gravamen de las diferentes acciones perjudiciales

para el medioambiente, a la vez que fomentan la utilización de energías limpias y materiales respetuosos con el medio natural.

En el caso de nuestro sector, la construcción está obligada a jugar un papel clave en la consecución conjunta

de este tipo de ciudades sostenibles para el futuro. Y recursos tenemos para ello en nuestro ámbito, como os mostramos a continuación.

edificacion pasiva

Edificación pasiva

Íntimamente relacionada con la arquitectura bioclimática que nosotros practicamos,

la edificación pasiva hace referencia a las casas pasivas, cuyos índices de eficiencia energética con muy superiores

a los que ostentan la mayor parte de construcciones tradicionales en materia de consumo.

Pero no solo la energía solar es la punta de lanza de la edificación pasiva,

pues para una correcta eficiencia energética también entran en juego el aislamiento término,

la conservación de la energía, la ventilación adecuada y el acondicionamiento natural.

Estos son algunos de los aspectos claves a tener en cuenta en las próximas políticas de construcción.

La implementación de estas acciones repercutirá no solo en un ahorro económico, sino también

en el respeto al medioambiente para poder hablar de sostenibilidad gracias a la reducción de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

innovacion constructiva

Innovación constructiva

Con un horizonte cercano que supone todo un reto para el sector de la construcción,

el grado de especialización profesional y el estudio previo, como es nuestro caso, ha de ser una norma.

De ahí la importancia de la innovación constructiva, que permite confeccionar un diseño de vanguardia

pero ajustado en todo momento a los parámetros beneficiosos para conseguir una óptima eficiencia energética

que contribuya a la creación de las casas sostenibles del futuro.

Unos resultados que necesitan una inversión previa en materia de investigación y desarrollo,

pues solo de esta manera podremos asegurarnos de que las propuestas planteadas arrojarán

resultados beneficiosos para la consecución de ciudades sostenibles.

Por ello, en toda política de innovación tienen que converger en armonía el diseño,

la usabilidad y la arquitectura del confort con las ventajas arrojadas por una eficiencia energética que será premisa ineludible.

 

Casas de hormigón con Neopor

Al hilo precisamente del anterior punto referido a la innovación constructiva, una de sus realidades

más fehacientes es la referida a las casas de hormigón con Neopor.

Su utilización supone un doble aislamiento térmico, que es ideal para las casas sostenibles y bioclimáticas

de las que estamos hablando, consiguiendo también una correcta insonorización y evitando la aparición

de las tan molestas humedades, que tantos quebraderos de cabeza suelen dar a muchos de los afectados.

Su implementación en la construcción permite otorgar, además, diferentes acabados en multitud de diseños,

por lo que es perfectamente ajustable a todas las necesidades que planteen los clientes.

tecnologia sostenible

Tecnología en las casas sostenibles

Además de los aspectos puramente formales relacionados con la construcción, que os hemos detallado anteriormente,

las nuevas casas sostenibles del futuro también habrán de contar con herramientas tecnológicas que,

al servicio de los ciudadanos, puedan hacer la vida más fácil a las personas.

La domótica ha dejado de ser un sueño para convertirse en una realidad cada vez más implantada en los hogares.

Y es que la automatización de diversas acciones y mecanismos no solo supondrá un ahorro de tiempo y dinero,

sino también más seguridad, con un incremento del bienestar y con la posibilidad de realizar órdenes a distancia.

También aparece en escena el internet de las cosas, cuya interconexión digitalizada de objetos cotidianos supondrá un activo más para conseguir casas sostenibles.

 

Comercio local

En un mercado sumamente globalizado, la fuerza que tenga el mercado local será determinante en las ciudades sostenibles del futuro.

Por ello ya existen en diferentes ciudades, en mayor o menor medida, focalizadas en la reactivación de este sector en el ámbito local.

Algo que, a su vez, estará estrechamente relacionado con la gestión sostenible de los residuos generados en la actividad comercial.

turismo sostenible

 

Turismo sostenible

Aunque no lo pudiese parecer, el sector turismo internacional mueve más dinero que otras industrias

tradicionales como la del acero o la agricultura. El flujo de visitantes en las diferentes ciudades es incesante,

por lo que es necesario adecuar las políticas con el fin de lograr un turismo responsable.

Esto se conseguirá adaptando medidas para anular los impactos negativos del turismo,

creando también una sostenibilidad entre el sector turístico y las diferentes sociedades locales.

Todo ello se conseguirá con viajes sustentables y la voluntad de viajeros, operadores turísticos y los propios receptores en el destino.

Siempre desde la planificación sostenible.

 

¿Por qué ir hacia las ciudades del futuro?

La respuesta es sencilla. Tenemos por delante la posibilidad de tomar las riendas de unas políticas

de buena voluntad y responsabilidad social comunitaria para comenzar desde hoy mismo a realizar construcciones

bioclimáticas o actualizar las ya existentes a la normativa sobre eficiencia energética.

De esta forma, entre todos podremos sembrar hoy las ciudades sostenibles del futuro que cosecharemos en las próximas décadas.

Algo que permitirá que aquellos que vengan después de nosotros puedan disfrutar de todo el legado de nuestro planeta en igualdad de condiciones.

Como conclusión, cabe destacar que todas las acciones que anteriormente os hemos citado están contempladas

en los marcos regulatorios europeos, por lo que aquellas ciudades o comunidades que comiencen

a implementarlas podrán gozar de determinadas bonificaciones para poder realizar sus inversiones.

Y es que la única forma de que en el futuro podamos contar con ciudades sostenibles es poniendo

hoy los cimientos necesarios para mejorar no solo nuestro futuro, sino también el de aquellos que vendrán después de nosotros.

 

 

 

Guardar

Deja un comentario

Idioma