Todo sobre la construcción sostenible

La construccion sostenible no deja de avanzar. Las técnicas y conocimientos de los que se dispone hoy en día permiten que las casas y edificios sean totalmente sostenibles. La edificación sostenible es una tendencia cada vez más demandada. La concienciación con el cuidado del medio ambiente y la búsqueda del ahorro monetario han hecho que estas construcciones se conviertan en las más deseadas para quienes quieren adquirir una nueva vivienda.

construccion sostenible eficiente

¿Qué es la edificación sostenible?

La edificación sostenible consiste en la creación de casas, bloques de pisos o cualquier otro tipo de edificación que aproveche al máximo las condiciones naturales.

Esto hace que las necesidades energéticas de las casas sean las mínimas posibles.

Por tanto, se consigue tener una vivienda en la que no se dependerá de los suministros energéticos independientes,

ya que la orientación de la construcción, los materiales utilizados y la colocación de las ventanas serán totalmente eficientes.

Así, los arquitectos e ingenieros hacen un estudio del terreno para saber cuál será la mejor forma de construir la casa para conseguir una habitabilidad más sostenible.

Principios de la edificación sostenible

Los principios de estas viviendas se constituyen sobre los cimientos de las tres R: reducir, reutilizar y reciclar.

Reducir el impacto ambiental, reutilizar los recursos naturales y reciclar a la hora de emplear suministros energéticos.

No obstante, la arquitectura sostenible va un paso más allá, ya que trata de conseguir un respeto y mimetización completo con su entorno.

Así pues,  las viviendas tendrán que respetar el agua, la flora, la fauna, la tierra, el ámbito social y cultural y el paisaje.

Todo esto se consigue a través de una serie de técnicas de integración de fuentes de energias renobables.

Como por ejemplo la instalación de placas solares térmicas para el calentamiento del agua y fotovoltáicas para la creación de energía eléctrica.

También se aumenta la eficiencia energética, logrando una menor emisión de CO2 a la atmósfera gracias

a la mínima utilización de sistemas de calefacción, refrigeración etc. Y, por último,

cabe destacar que se hace uso de técnicas de construcción sostenible.

De esta forma, se evita el traslado de personal y materiales en exceso mediante la prefabricación e industrialización de procesos durante la construcción de las viviendas.

tipos de edificaciones sostenibles

Tipos de edificaciones sostenibles

En el ámbito de la edificación sostenible podemos encontrar dos tipologías diferentes.

La primera de ellas son las casas sostenibles y la segunda son las casas pasivas.

Ambas tipologías tienen el objetivo de tener el mínimo impacto ambiental, pero existen pequeñas diferencias entre ellas.

Casas sostenibles

​El objetivo principal de las casas sostenibles es consumir menos energía de la que ellas producen.

Esto hace que quienes viven en ella alcancen la armonía entre sus necesidades y las posibilidades del medio ambiente.

El impacto en el entorno se reduce y quienes deciden comprarlas obtienen un importante ahorro en las facturas de suministros.

Las casas sostenibles tienen una serie de características propias. La primera es el precio.

En un principio, la inversión será más elevada que en el caso de una vivienda no sostenible.

Sin embargo, esta inversión inicial se verá amortizada a medio plazo debido al ahorro energético en suministros.

La segunda característica destacable es la orientación.

Este aspecto es muy importante ya que siempre se tratará de conseguir que la casa esté orientada de forma

que se aproveche la luz al máximo en verano y en invierno. Para conseguir la orientación óptima habrá que colocar las ventanas hacia el sur.

De esta forma, se conseguirá que entre más luz y calor en la vivienda.

definicion casa sostenible

En cuanto a la fachada norte, las ventanas serán más pequeñas y habrá menos para evitar que entre el frío en invierno y así ahorrar en calefacción.

Por último, se tendrá en cuenta el entorno. Es decir, la vegetación; si hay árboles que den sombra a la casa, por ejemplo.

La tercera característica importante es la energía solar. 

En las casas sostenibles, la energía solar es la fuente primaria de generación de energía.

Este tipo de energía no contamina y puede ayudar al funcionamiento de varios electrodomésticos.

Sin duda, este es uno de los factores que más repercuten en el ahorro monetario en facturas.

También cobran importancia los espacios abiertos. Cuando las casas no cuentan con espacios abiertos,

la energía no fluye en su interior. Por ello, los arquitectos expertos en la edificación sostenible tienen muy en cuenta este parámetro.

En el proceso constructivo se crean espacios abiertos que permitan que la luz, el aire y el calor circulen por toda la construcción.

Creando una habitabilidad similar en cualquier lugar de la casa y evitando la necesidad de utilizar luz o calefacción artificiales.

Por último, tendremos que hablar del aislamiento. Este es, sin duda, uno de los parámetros más importantes.

En España existen más de trece millones de viviendas que no tienen ningún tipo de aislamiento.

Si dichas viviendas contaran con aislamiento, podrían ahorrar hasta un 90 % de la energía que consumen.

Las casas sostenibles se construyen con paredes anchas que permitan conservar el calor de actividades

como la cocina y el que entra por las ventanas durante el día. También, el uso de cristales de doble vidrio,

juntas selladas, aislamientos naturales… Todo ello se tiene en cuenta durante la construcción de edificaciones sostenibles.

definicion casa pasiva

Casas pasivas

El concepto de casa pasiva se popularizó en 1980 en las escuelas de arquitectura cuando se publicó el libro La casa pasiva.

Clima y ahorro energético por el Instituto de Arquitectura de Estados Unidos.

Este tipo de casas buscan conseguir un confort térmico máximo y un consumo energético mínimo. 

El sistema de confort térmico se basa en el calentamiento continuo del flujo de aire fresco que se necesita para que la calidad de aire sea la mejor posible.

Esto crea un ambiente cómodo y reconfortante en la vivienda sin que sea necesario ningún sistema de circulación del aire adicional.

Este tipo de vivienda se caracteriza por su rigidez y por el consumo de un 80 – 90 % menos de energía con respecto a una vivienda tradicional.

Esto es posible gracias a la utilización de materiales de alta calidad, aislamientos de alta tecnología como el NEOPOR

y la construcción de cerramientos eficientes que evitan la creación de puentes términos y fugas de calor.

El hermetismo que se consigue es prácticamente perfecto.

Cabe destacar que tanto las casas sostenibles como las pasivas pueden incluir piscinas con sistemas de filtrado de agua naturales.

De esta forma, no habrá que añadir ingredientes químicos al agua para su desinfección ni será necesario cambiar el agua de la piscina.

Ahorrando en el uso de agua y contribuyendo a un bienestar sostenible.

ventajas edificacion sostenible

Ventajas de la edificación sostenible

​Así pues, entendemos que las edificaciones sostenibles tienen una serie de ventajas que se deben tener muy en cuenta a la hora de elegir una vivienda de este tipo.

Las edificaciones sostenibles tienen un método constructivo que aprovecha al máximo las condiciones geográficas,

climáticas y ecosistemas del medio donde se emplaza la vivienda.

Esto repercute directamente en un ahorro en suministros y por tanto en un descenso de la contaminación.

Las viviendas sostenibles se construyen en materiales de alta calidad y bajo contenido energético.

Supliendo las posibles carencias con energía eólica, solar y biocombustibles.

La salud de quienes elijan este tipo de viviendas se verá menos perjudicada.

En las viviendas tradicionales, los materiales utilizados alcanzan ciertos niveles de toxicidad con el tiempo,

mientras que los utilizados en las casas sostenibles y pasivas no.

Además, en muchos lugares los gobiernos y ayuntamientos ofrecen subvenciones a quienes deciden comprar este tipo de viviendas.

Estos activos inmobiliarios siempre van a suponer un ahorro. Puede que la inversión inicial, incluso con el descuento por subvenciones, sea algo mayor.

Sin embargo, a medio plazo, gracias al ahorro en suministros, la inversión se habrá recuperado sin problemas.

pasivas y sostenibles

Se debe destacar además que estas edificaciones son totalmente respetuosas con el medio ambiente.

De esta forma, se podrá conseguir un confort mayor que en las viviendas tradicionales y sin perjudicar al ecosistema.

Debido a este carácter de no impacto, los riesgos de la vivienda son menores.

Es decir, hay menos riesgo de que se produzca un incendio o una fuga de gas.

Por ello, en los seguros del hogar, el precio será menor al tratarse de una casa mucho más segura.

Así pues, entendemos que la edificación sostenible es el futuro.

Quienes ahora están demandando este tipo de viviendas saben que están contribuyendo a la preservación de la ecología.

Hoy en día es necesario mentalizarse de que la forma de vivir del ser humano debe adaptarse más a la naturaleza.

Esta es la única forma de evitar que el medio ambiente se deteriore y sufra las consecuencias de nuestro bienestar.

Queda demostrado, por tanto, que es posible conseguir una vivienda que armonice con el entorno y que ofrezca

el mayor confort tanto de diseño como a nivel de habitabilidad a quienes elijan este tipo de viviendas.

Es necesario cambiar la manera de pensar y apostar por las iniciativas sostenibles.

Solo así conseguiremos reducir nuestro impacto sobre el medio ambiente y vivir de manera sostenible y en armonía con la naturaleza.

 

Guardar

Deja un comentario

 
Idioma