Eficiencia energética 

La eficiencia energética es una práctica generalizada cuya finalidad es el ahorro, tanto de consumo de energía como el económico reflejado en nuestra factura.

Conseguir una eficiencia energética óptima en una construcción requiere una planificación y un diseño dedicado y es una de las grandes ventajas que nos ofrece la bioarquitectura, la rama más sostenible y ecológica de la arquitectura.

En este artículo veremos principalmente en qué consiste la eficiencia energética, que recursos de ahorro energético utiliza la bioarquitectura, qué tipo de energías renovables se pueden implantar en una vivienda y qué necesita una casa para ser considerada una casa sostenible o una casa pasiva.

ahorro energetico

¿En qué consiste la eficiencia energética?

Básicamente se traduce en la optimización de la relación entre coste energético y gasto que tenemos en una casa.

Es decir, buscar formas alternativas de energía entre las energías renovables para el abastecimiento del hogar.

Por un lado, la eficiencia energética busca nuevas formas de abastecimiento de energía,

sustituyendo la tradicional energía eléctrica y los combustibles fósiles por energías limpias, ecológicas y sostenibles.

Por otra parte, también se busca la optimización de los recursos y la implantación de sistemas de ahorro energético

con el fin de reducir nuestro consumo de energía, sin reducir nuestra comodidad ni los servicios de los que podemos disponer en nuestra casa.

Energías renovables para nuestra casa sostenible

La energía alternativa más utilizada y cuya popularidad sigue en aumento es, sin duda, la energía solar.

Para ello necesitamos instalar paneles fotovoltaicos, lo que solemos llamar placas o paneles solares.

Hasta hace unos años la energía solar para uso doméstico resultaba una instalación considerablemente cara, sin embargo,

los precios han bajado mucho en la última década y los paneles solares son cada vez más pequeños, asequibles y más fáciles de instalar.

Actualmente se están utilizando paneles solares que sustituyen las tejas en las cubiertas.

Hay modelos que resultan incluso más atractivos estéticamente y además, tienen la gran ventaja a su favor, de que nos aportan energía.

Utilizando energía solar, eólica o geotérmica en nuestra casa, aunque solo sea para una pequeña parte del abastecimiento,

conseguiremos, a medio y largo plazo, un gran ahorro energético.

ahorro sostenible

Sistemas de ahorro energético en una casa sostenible

Todos podemos hacer cambios en nuestras casas para conseguir un mayor ahorro energético,

pero para poder hablar de eficiencia de una casa sostenible, debemos tener en cuenta ciertos aspectos que se definen desde la estructura.

El más destacado tiene que ver con la temperatura de nuestro hogar.

Mantener una casa con una temperatura equilibrada en todas sus habitaciones, que resulte confortable,

independientemente del calor o el frío del exterior, y conseguirlo sin que nos suponga un gran consumo energético depende,

en gran medida, del sistema de aislamiento térmico que tenga.

Según sea este aislamiento, podremos notar un pequeño ahorro energético o, como en el caso de una casa pasiva,

un ahorro que puede alcanzar hasta un 90 %. Veamos por qué el aislamiento térmico es tan importante.

¿Qué puede hacer el aislamiento técnico por el ahorro energético?

Pues la respuesta es sencilla, prácticamente todo.

La climatización supone uno de los gastos más considerables dentro del presupuesto energético de un hogar.

Un gasto que es proporcional al tamaño de la casa y al grado de confort que deseen sus habitantes.

Mantener nuestra casa caliente durante el invierno o fresca durante el verano nos cuesta,

no solo la energía necesaria para alcanzar la temperatura deseada, sino un gasto constante en función de lo que se escape por las rendijas.

Por ello, un buen aislamiento térmico debe comenzar en la misma estructura de la casa y conseguir convertirla

en un espacio estanco por el que no se escape ni el frío ni el calor y solo entonces, podremos hablar de una eficiencia y ahorro energético real.

ahorro con casas pasivas

La casa pasiva

La casa pasiva es el máximo exponente de ahorro energético mediante un óptimo sistema de aislamiento térmico.

Son casas capaces de mantener un clima interior equilibrado, sin altibajos en distintas zonas y que funciona independientemente de la temperatura que haya en el exterior.

Lo mejor de todo es que la casa pasiva consigue este máximo confort en el interior de nuestro hogar sin recurrir a los sistemas tradicionales de calefacción o refrigeración.

El secreto es, por un lado, aprovechar las condiciones naturales del terreno, construyendo de manera que aproveche la luz y el calor del sol,

sin que la casa esté demasiado expuesta a las corrientes.

Por otra parte, el reto a batir es conseguir una construcción sin fisuras,

que retenga la temperatura en el interior sin filtraciones y sea capaz de aislar correctamente el interior del exterior.

El ahorro energético que puede registrar una casa pasiva es el mayor que se puede conseguir y puede alcanzar

niveles de hasta el 90 % con respecto al consumo de una casa tradicional.

Conseguir el nivel de aislamiento térmico de una casa pasiva no es fácil ni barato.

Es necesaria la utilización de materiales de alta calidad, así como aislamientos de tecnología avanzada para conseguir cerramientos altamente eficientes.

Solo así se podrán evitar las fugas de temperatura y hacer de nuestro hogar un compartimento hermético al que poder llamar casa pasiva.

Ahorrar con Led

Otra de las formas más habituales de ahorro de energía eléctrica es modernizando los sistemas de iluminación de una casa,

tanto del interior como del exterior.

Sustituir bombillas incandescentes, halógenas o fluorescentes por sistemas de iluminación led es algo que todos podemos

hacer y que constituye el primer paso para convertir nuestro hogar en una casa sostenible.

La iluminación led es muchísimo más eficiente que los sistemas de iluminación tradicionales.

Para empezar un 80 % de la energía que consume es pura luz; la luz led no se calienta, no quema,

por lo que resulta más segura, no se desperdicia generando calor en lugar de luz.

La iluminación led dura más y apenas necesita mantenimiento.

Es más resistente que las bombillas tradicionales ante factores como humedad, vibraciones o temperaturas extremas.

Y lo que resulta decisivo: el led es mucho menos contaminante,

ya que no tiene mercurio ni tungsteno y reduce considerablemente las emisiones de CO2, pero sobre todo,

su uso supone un gran ahorro energético desde el primer momento.

ahorro sostenible y pasivo

¿Puedo hacer de mi hogar una casa sostenible?

Todos podemos hacer cosas para mejorar la relación entre el ahorro energético y el confort.

Aunque si hablamos de construcciones urbanas o pisos, te resultará bastante complicado si las mejoras no se realizan en la totalidad del edificio.

Sin embargo, para nuevas construcciones, resulta realmente sencillo enfocarlas hacia el ahorro energético y convertirlas en casas sostenibles.

Simplemente hay que plantear el proyecto hacia la eficiencia energética desde sus comienzos,

implantando una serie de sistemas de construcción que conseguirán hacer de tu casa un hogar moderno y ecológicamente responsable.

Arquitectura bioclimática

La construcción que sigue unos parámetros bioclimáticos desde sus comienzos siempre disfrutará de ventajas comparativas con las casas tradicionales,

ventajas que se traducen en un mayor ahorro energético y un confort incomparable en el interior.

Aprovechar al máximo la luz natural, resguardar la casa de los vientos y de las zonas húmedas, utilizar el calor del sol para calentar el hogar durante el día, etc.,

no son conceptos nuevos en absoluto, pero sí son factores que durante años cayeron en desuso por las exigencias de la construcción urbana,

que los hacía impracticables la mayor parte de las veces.

La búsqueda constante de las mejoras en pro del ahorro energético, han hecho retomar estos conceptos de arquitectura naturalista.

También se ha descubierto que si se combina la arquitectura bioclimática con un sistema adecuado de aislamiento térmico,

el resultado es inmejorable y supone una gran mejora en la eficiencia energética de un hogar.

Solo nos falta introducir en la ecuación, el factor de las energías renovables como complemento y podremos presumir de vivir en una casa verdaderamente sostenible.

Reciclar para ahorrar

A los sistemas de ahorro energético que ya hemos mencionado, hay que sumarle el aspecto del reciclaje, que también está muy de moda.

Uno se los sistemas de reciclaje más extendidos es el del agua.

Reciclar agua para su uso en el riego de jardines y limpieza del hogar es una práctica ya generalizada que también supone un gran ahorro de los recursos y de las facturas.

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Idioma