El activo de las casas pasivas

Una inversión inteligente es la que reconoce las buenas oportunidades de inversión y toma la sabia decisión de aprovecharlas, una de ellas es el activo de las casas pasivas.

Las Inversiones inmobiliarias en edificios sostenibles son inversiones inteligentes por muchos motivos que iremos analizando a lo largo del artículo y, además, también son inversiones rentables.

Las inversiones inmobiliarias en edificios y casas sostenibles

¿SON RENTABLES?

La respuesta es sí.

Muchos opinan que los costes de construcción de los edificios y casas sostenibles son considerablemente más altos que los de un edificio o casa tradicional.

Esto no solo no es verdad, sino que en la mayoría de los casos, las casas sostenibles  abaratan los costes de construcción desde sus comienzos, generando primas que suelen ser inexistentes en los edificios tradicionales.

Esta falsa sensación de que los edificios y casas sostenibles resultan más caros que los edificios tradicionales está motivada por la idea de que las características ecológicas son un gasto añadido, cuando la realidad es que son factores que puede generar beneficios desde el inicio del proyecto y que, además, le añaden valor.

Los beneficios que generan las construcciones ecológicas se pueden medir en diferentes términos. Por ejemplo, en parámetros de  productividad o en lo relativo a primas fiscales, entre otros.

También hay algunos sectores más puristas, tanto dentro de la arquitectura como del sector inmobiliario, que siguen considerando las características ecológicas de un edificio como extras añadidos al presupuesto de construcción.

Este es un enfoque que  no se ajusta a la realidad, ya que los proyectos de construcción de edificios sostenibles integran estos supuestos costes añadidos dentro del proyecto desde su comienzo mismo y los compensan con las propias técnicas de construcción.

 

ahorro en casas sostenibles

La economía de las inversiones inmobiliarias en edificios y casas sostenibles

La construcción de edificios y casas sostenibles no es, en sí, más cara que la construcción de un edificio tradicional, lo que cambia es el enfoque, la forma en la que se afronta la construcción y las características que tendrá el edificio, desde el propio proyecto.

A esto se le llama enfoque de diseño integrado y es la principal diferencia entre las estrategias que utiliza la bioarquitectura, frente a las estrategias de la arquitectura tradicional.

Muchos de los beneficios presentes en los edificios ecológicos, considerados como extras, no tienen por qué implicar un aumento del presupuesto, pero sí suponen un beneficio. Vamos a ilustrarlo con un ejemplo.

Escoger la orientación cardinal más apropiada para un edificio nos sirve de ejemplo para comprobar cómo la bio arquitectura toma decisiones cuya finalidad es el ahorro energético. Este ahorro se puede observar y medir desde el mismo inicio de la construcción.

En este ejemplo, una orientación óptima del edificio supondrá un mejor aprovechamiento de la luz natural, una mayor productividad de los trabajadores en la construcción y un ahorro en sistemas de iluminación y calefacción, que ayudará al ahorro durante todo el proceso constructivo.

Por otra parte, es verdad que la construcción de edificios sostenibles conlleva, habitualmente, unos altos estándares de calidad y por ello asociamos este tipo de edificios ecológicos al lujo y la vanguardia tecnológica, lo cual es cierto.

Pero por esta misma razón, la comparativa de costes no debería ser entre edificios sostenibles o edificios tradicionales sino entre edificios de una misma categoría, por ejemplo, entre edificios de lujo que sean o no sostenibles.

edificios sostenibles

Costes de los edificios sostenibles

A simple vista, uno puede sacar la conclusión de que por ser edificios más inteligentes y avanzados, los edificios sostenibles son  Inversiones inmobiliarias más arriesgadas, por ser mucho más caros de construir que los edificios tradicionales.

Esto no es verdad.

Los edificios sostenibles, especialmente las casas pasivas, deben cumplir una serie de protocolos para ser calificados como tales.

En algunos casos estos requisitos suponen un aumento en los costes de la construcción, pero hay otros que suponen un ahorro o incluso un beneficio. Por ello, se recomienda un análisis del enfoque de diseño integrado antes de sacar conclusiones.

Las casas pasivas son activos inmobiliarios rentables

Estamos hablando de si las casas pasivas pueden ser consideradas como activos inmobiliarios en los que merece la pena invertir.

La respuesta es sí, por varias razones:

El mercado inmobiliario de los edificios sostenibles está en auge

Mientras que la rentabilidad de los activos inmobiliarios en general atraviesa por una etapa de incertidumbre, el mercado de las inversiones inmobiliarias en edificios sostenibles no deja de moverse.

Las construcciones enfocadas al ahorro energético no son una tendencia de moda, sino un mercado en alza, apoyado por legislaciones y normativas gubernamentales en toda Europa.

A partir de 2018 varios de los protocolos de construcción que ya se aplican en los edificios sostenibles van a ser obligatorios para los edificios públicos en España. Estas directrices ya están aprobadas y en funcionamiento en algunos países del centro y norte de Europa.

Los mismos protocolos serán obligatorios para todo tipo de construcciones a partir de 2020.

 

el activo de las casas pasivas

Los sistemas de construcción sostenibles suponen un ahorro

Los requisitos que aparentemente encarecen la construcción se traducen en ahorro durante el proceso y suponen múltiples beneficios para los propietarios una vez finalizada la obra.

Se ha establecido que en España, este incremento de costes de construcción representa en torno a un 5 % del presupuesto, pero también se ha comprobado que es una cantidad que se amortiza en un plazo máximo de cinco años y que, a partir de ese momento, se convierte en ahorro y, por lo tanto, en beneficio.

 Esa tradición se perdió cuando se empezaron a realizar edificios de forma “industrial”, todos cortados por patrones idénticos,

o cuando se importaron a ciertas zonas climáticas diseños provenientes y típicos de otras completamente distintas.

Bloques y bloques de piso cuyas características eran, únicamente, ser iguales que los demás, y que aparecían aquí y allá sin mayor planificación que la disponibilidad o no de suelo urbanizable y dinero para financiar su construcción.

Esos edificios resultaban exactamente lo contrario a sostenibles, porque debían combatir artificialmente, mediante el derroche energético, las condiciones que no habían sabido atenuar con su diseño. Y así nos encontrábamos con casas de inspiración holandesa en lugares como Brasil, con cabañas de montaña situadas en las sierras de países mediterráneos y, en general, con una continua transformación del entorno en base a las viviendas que solamente contribuía a terminar con los recursos existentes.

Evidentemente el del aislamiento no es el único aspecto a cuidar en la arquitectura sostenible. Una buena ventilación es también muy importante, y solamente se podrá lograr cruzando las corrientes de aire de una casa.

En estos casos hay que saber cuales son los vientos dominantes del lugar y, sobre todo, plantear vanos que estén orientados a más de una dirección, con el fin de que el aire corra de manera natural por el interior del inmueble,sin necesidad de aireación artificial. Solo con estas prevenciones se podrá lograr una adecuada casa ecosostenible.

En la actualidad este tipo de casas son muy poco numerosas en España, habiendo bastantes comunidades autónomas que no tienen ni un solo edificio que cumpla los cánones establecidos. Solo 34 han logrado reunir el llamado Certificado del Passivhaus Institut, una especie de “carnet” que acredita a la casa como auténticamente pasiva. Aunque la tendencia es claramente alcista, nos encontramos ante una industria aún apenas desarrollada.

¿Las casas de hormigón son casas pasivas?

No necesariamente, la certificación Passivhaus hace referencia a una serie de puntos que son requisitos indispensables para que una casa sea catalogada como casa pasiva.

Es cierto que muchas casas pasivas están construidas con hormigón, ya que es un material con una relación calidad precio óptima y que se adapta a la perfección a las condiciones de construcción de las casas pasivas, pero ni todas las casas pasivas son de hormigón, ni todas las casas de hormigón son casas pasivas.

También las hay que son sostenibles, logrando unos certificados energéticos A, y unos parámetros de construcción muy cercanos a los que tienen las casas y edificios pasivos, en Conspal Eficasa construimos los dos tipos, logrando así, dar una calidad inmejorable en nuestras construcciones.

 

casas sostenibles y casas pasivas maravillosas

Beneficios de los edificios sostenibles como inversiones inmobiliarias

A lo largo del texto hemos ido desvelando algunos de los beneficios más evidentes de los edificios sostenibles desde su aspecto de activos inmobiliarios.

Hemos visto que sí resultan una inversión rentable en muchos aspectos y que esta rentabilidad va más allá de lo meramente económico.

Les invitamos a informase sobre nuestro sistema constructivo, sus ventajas y el precio del mismo, quedamos a su entera disposición.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Idioma